logo



LA UNIVERSIDAD

La Universidad Católica Santo Domingo busca contribuir al incremento de la cultura superior y a una promoción más plena de la persona humana mediante la ardiente búsqueda de la verdad y su transmisión desinteresada a los jóvenes y a todos aquellos que aprenden a razonar con rigor, para obrar con rectitud y para servir mejor a la sociedad, de manera que lleguen a ser hombres y mujeres insignes por el saber, preparados para desempeñar funciones de responsabilidad en la sociedad y para testificar su fe ante el mundo. Como forma de contribuir al desarrollo de la personalidad cristiana y al avance social, económico, cultural y político de la sociedad dominicana, la Universidad Católica Santo Domingo se propone alcanzar los siguientes objetivos: Impulsar una formación académica, profesional y científica de alta proyección comunitaria acorde a la vocación y aptitudes personales de los miembros de la comunidad universitaria. Promover, por todos los medios adecuados, el progreso de las ciencias, contribuir al perfeccionamiento de sus métodos, ampliar el ámbito de sus conocimientos, formar docentes competentes, multiplicar el número y la calidad de las vocaciones intelectuales y estimular la intensificación de la cultura bajo el signo y la unidad integradora de los valores evangélicos. Formar profesionales católicos en las áreas requeridas para el desarrollo integral de la sociedad dominicana. Desarrollar programas tendentes a la solución de los problemas sociales que afronta el país, ofreciendo a los estudiantes una formación social que los proyecte hacia las clases más necesitadas, con fines de mutuo conocimiento, servicio y promoción humana. Elevar los niveles culturales de nuestra sociedad, enmarcándolos dentro de los principios cristianos. Difundir los ideales cristianos de paz, de solidaridad, de progreso, de justicia social y de respeto a los derechos del hombre, a fin de contribuir a la formación de una conciencia colectiva sustentada en esos valores. Contribuir al desarrollo de la identidad nacional.
LA UCSD EN CUANTO CATOLICA
El proyecto educativo de la Universidad Católica Santo Domingo se define por su referencia explícita al Evangelio de Jesucristo, con el intento de arraigarlo en la conciencia y en la vida de los jóvenes, teniendo en cuenta los condicionamientos culturales de hoy. Desde esta óptica, la finalidad de nuestra Universidad Católica Santo Domingo es lograr una presencia, por así decirlo, pública, continua y universal del pensamiento cristiano, en el esfuerzo tendiente a promover la cultura superior y formar profesionales y ciudadanos capaces de testimoniar su fe ante el mundo. Puesto que el objetivo de una universidad católica es garantizar de forma institucional una presencia cristiana en el mundo universitario frente a los grandes problemas de la sociedad y de la cultura, ella debe poseer, en cuanto católica, las características esenciales siguientes: Una inspiración cristiana por parte, no sólo de cada miembro, sino también de la comunidad universitaria como tal. Una reflexión continua a la luz de la fe católica, sobre el tesoro del saber humano, al que trata de ofrecer una contribución con las propias investigaciones. La fidelidad al mensaje cristiano tal como es presentado por la Iglesia. El esfuerzo institucional al servicio del pueblo, de Dios y de la familia humana en su itinerario hacia aquel objetivo trascendente que da sentido a la vida.
 CONCIENCIA CRITICA
La Universidad es un lugar de formación integral mediante la asimilación sistemática y crítica de la cultura. Se postula la necesidad de formar al joven enseñándole a pensar y a reflexionar, inculcándole hábitos de rigor, ayudándole a conquistar una actitud crítica. Se postula la necesidad de formar una conciencia crítica. La actitud crítica permite el análisis objetivo de la realidad. Referida a la cuestión social, la conciencia crítica significa actitud reflexiva y responsable ante los problemas de la colectividad. Sin profundidad de reflexión científica, filosófica y teológica, se cae peligrosamente en la superficialidad como situación normal.
 INVESTIGACION Y ENSEÑANZA
Los fines de la Universidad se han de procurar tanto por la investigación como por la docencia. Por ser la Universidad hogar de vida intelectual, centro de estudios superiores, la investigación es esencial en ella. Tanto la que, en cierto sentido, tiene su fin en sí misma, como la que debe integrar la docencia. La docencia no es mera transmisión de conocimientos, sino la acción del maestro que, en posesión de cierto saber, coadyuva para que el alumno, mediante su propia actividad, llegue él también a poseerlo. La docencia deberá iniciar práctica y naturalmente al estudiante en esa forma de actividad intelectual. La Universidad Católica Santo Domingo debe pensarse como una unidad viva de organismos dedicados a la investigación de la verdad, de toda la verdad acerca de la naturaleza, del hombre y de Dios, con los métodos propios de cada disciplina académica, estableciendo después un diálogo entre las diversas disciplinas (interdisciplinariedad) para promover una síntesis superior del saber. Más aún: guiados por las aportaciones de la filosofía y de la teología, investigadores, docentes y estudiantes, se esforzarán constantemente en determinar el lugar correspondiente y el sentido de cada una de las diversas disciplinas en el marco de una visión de la persona humana y del mundo iluminada por el Evangelio. En su esfuerzo por ofrecer una respuesta a los complejos problemas que atañen a tantos aspectos de la vida humana y de la sociedad, la Universidad insistirá en la cooperación entre las diversas disciplinas académicas, las cuales ofrecen su propia contribución específica a la búsqueda de soluciones. El mejor medio para una excelente enseñanza es la investigación. La cultura debe orientarse a la íntegra perfección de la persona humana, al bien de la comunidad y de la sociedad entera. La cultura, por tener su origen inmediato en la índole racional y social del hombre, requiere constantemente una justa libertad para desarrollarse y una legítima facultad de obrar, según su derecho y sus propios principios.
 COMUNIDAD UNIVERSITARIA
La Universidad existe por el alumno, por la ciencia y por el servicio a la comunidad. De no existir por el primero, más sí por el segundo y lo tercero, sería otro tipo de institución carente de las especificaciones universitarias. Como comunidad católica formada por las autoridades universitarias los profesores y los estudiantes, la Universidad está abierta a todas las personas, sin tomar en cuenta su ideología, raza, creencias políticas y credos religiosos; se fundamentará en el respeto y defensa de la dignidad humana. El Concilio Vaticano II recomienda que se promuevan universidades católicas y que su acceso esté abierto con facilidad a los alumnos de mayores esperanzas, aunque sean de escasos recursos económicos.